domingo, marzo 3

¿Creen en el destino?

Shabat 153a - 157b

Entre aquellas discusiones inacabables (y tal vez inabarcables) tanto en el ámbito de la teología como de la filosofía y la ciencia, se encuentra la pregunta en relación al determinismo y el libre albedrío: ¿Podemos hacer lo que se nos antoja o estamos obligados a actuar de tal o cual manera? ¿Somos seres autónomos o nuestras circunstancias no nos dejan opción alguna? ¿Existe el libre albedrío o es tan sólo una ilusión óptica que nuestras redes neuronales han creado para que ayudarnos a navegar en el devenir de los días?

En términos generales, el judaísmo cree profundamente en nuestra capacidad de elegir libremente. De hecho, es uno de los pilares fundamentales del comportamiento virtuoso: Si no pudiéramos elegir cómo obrar, no seríamos responsables de nuestras malas decisiones, ni podríamos vanagloriarnos cada vez que hacemos las cosas bien. Es sólo a partir de la libertad para hacer lo que queramos - aun si esa libertad está delimitada por el contexto - que vamos construyendo nuestro ser, ya sea para bien, ya sea para mal.


Sin embargo, a lo largo de la literatura judía nos podemos encontrar con frases y enseñanzas que dan cuenta de la complejidad de la discusión. Un texto, por ejemplo, dice casi misteriosamente: "Todo está visto pero la posibilidad de elegir nos ha sido otorgada" (Avot 3:15). ¿Puede haber una oración más contradictoria que esa? Casi que parece un koan zen...

De hecho, el último post que le dedicaré al tratado de Shabat gira esencialmente sobre estos temas, y no deja de tener ese sabor de contradicción aparente, que nos obliga a buscar respuestas más allá de lo evidente.

En la anteúltima página del tratado, el texto nos cuenta que Rabi Ioshua ben Levi sostenía que el día en que cada uno de nosotros nacía, lo predisponía hacia características especiales. ¿De dónde sabía el sabio que así eran las cosas? Fácil: Apelaba a un paralelismo con el relato de la creación del mundo (o al menos, eso pasa con los primeros cinco días de la semana). Veamos...


Domingo: La persona nacida en este día será completamente bueno o completamente malo.
¿Por qué? Porque en este día se crearon la oscuridad y la luz, sin medias tintas.

Lunes: Quien nace en este día será un hombre colérico.
¿Por qué? Porque en este día se separaron las aguas superiores de las aguas inferiores, y por tanto es un día de división y contienda.

Martes: Quien nazca en este día será rico.
¿Por qué? Porque es este día se crearon las hierbas, las cuales son abundantes y se reproducen con facilidad.

Miércoles: La persona nacida en este día será sabia y conocedora.
¿Por qué? Porque en este día se crearon las luminarias: el sol, la luna y las estrellas.

Jueves: Día en que nacen las personas bondadosas y de buen corazón.
¿Por qué? Porque en este día se crearon los peces y las aves, quienes se alimentan gracias a la misericordia divina.

Viernes: Nacerán los buscadores de buenas obras.
¿Por qué? Porque el viernes es el día en que nos preparamos y esforzamos con el objetivo de llegar bien preparados para Shabat.

Shabat: Quien nace en Shabat morirá en Shabat.
¿Por qué? Porque ya que la gente profanó el Shabat en pos de salvar la vida del pequeño, eso también marcará el final de los días para dicha persona.

Hasta aquí las conclusiones de Rabi Ioshua.
Y sin embargo, habiendo dicho todo esto y habiendo establecido características generales para todos los días de la semana, un par de líneas después de que el texto finaliza con esta exposición cuasi determinista, el Talmud aparece citando a otro sabio, Rabi Iojanan, quien categóricamente dice: No hay características predeterminadas en el pueblo de Israel. Más aun: nos encontraremos con varias historias que dan cuenta que el determinismo no es determinante (valga la paradoja), y que cada quien puede llegar a modificar su propio futuro a partir de sus acciones.

A mi, personalmente, me gusta la idea de que somos los constructores de nuestro propio destino. Me gusta creer en el futuro como el espacio de lo abierto, de posibilidades múltiples, que requieren de nuestra capacidad de elegir. Y definitivamente creo que cada uno de nosotros puede trascender esos "destinos" que a veces parecen marcados a fuego por el contexto social en el que vivimos. O, como decía Viktor Frankl, aun si no podemos elegir todas las situaciones que deberemos atravesar en vida, nadie puede decidir por nosotros la actitud con la que pasaremos por esos momentos.

¿Y ustedes en qué creen? ¿Son deterministas o abrazan el libre albedrío?

¡HADRAN ALAJ MI SHEHEJSHIJ USLIKA LA MASEJET SHABAT!
¡VOLVEREMOS A TI MI SHEHEJSHIJ Y HA FINALIZADO EL TRATADO DE SHABAT!

3 comentarios:

  1. según se nos enseña, D's creó al hombre con la posibilidad de ejercer el libre albedrío, pero al hacer el Edén decide poner 2 árboles especiales, el de la Vida y el del Conocimiento del Bien y del Mal, pero nos prohíbe comer del 2° árbol, por ende ¿cómo poder ejercer el libre albedrío sin el conocimiento d entre qé debemos elegir?; ¿sin saber qé es lobueno o lo malo... se puede elegir libremente?.
    las profecías de Isaías y Daniel nos demuestran q todo lo q debemos pasar ya está predestinado, se describe la destrucción d Nínive y Babilonia, y lo q deberemos sufrir hasta la llegada del Mesías.
    Uno se siente inclinado a creer q el libre albedrío no es sino una expresión de deseos, y una lectura superficial al bereshit nos inclina a la idea d un D's de doble discurso q nos pide q elijamos y nos pone la trampa-castigo del árbol prohibido q nos depara la muerte, el sufrimiento y la expulsión del paraíso, y encima qien nos instiga al Mal es Satán un ángel creado x el mismísimo D's a qien lo había encargado de "Cuidar" a la humanidad.
    Pero, ¿en qé parte d la Torá dice q fuimos creados con libre albedrío?
    fuimos creados a imagen y semejanza, no fuimos hechos "IGUALES" a D's, es decir no podemos optar x lo bueno o lo malo como El (ber 1:26-27); también dice q debemos ser "veganos" en Ber 1:29-30, "29 Y D's pasó a decir: 'miren q les he dado toda vegetación q da semilla q está sobre la superficie d la tierra y todo árbol en el cual hay fruto d árbol q da semilla. QUE LES SIRVA DE ALIMENTO. 30- Y a toda criatura d la tierra y a toda criatura voladora d los cielos y a todo lo q se mueve sobre la tierra en q hay vida como alma HE DADO TODA LA VEGETACIÓN VERDE PARA ALIMENTO'. Y llegó a ser así.
    según ésto no debemos comer mas q frutas, y los animales carnívoros no deberían existir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario!
      Hay varios textos bíblicos que promueven la idea de la libre elección. En Deuteronomio, por ejemplo, leemos que Ds nos da la bendición y la maldición, la vida y la muerte, y nos invita a elegir la vida. Pero, a fin de cuentas, la elección siempre es nuestra.
      Saludos!!

      Eliminar
  2. Me gusto mucho lo que esta escrito y más aun porque nací en viernes, pero afortunadamente creo que siempre he buscado hacer obras con las que estoy orgullosa.
    También estoy segura que si no existiera el libre albedrío no habría tomado dichas decisiones.

    ResponderEliminar